La Iglesia Patrocinadora – The Sponsoring Church



Introducción.
Patrocinar = apoyar, financiar alguna actividad. Una iglesia patrocina la obra de muchas iglesias con el $ de ellas. No hay tal “iglesia central” en la Biblia.


I. La iglesia universal, Mat. 16:18; Efes. 5:25. No compuesta de congregaciones sino de cristianos. Una denominación está compuesta de todas sus congregaciones.

A. El único gobierno de la iglesia universal es Cristo, su Cabeza. Iglesias humanas tienen gobierno central; todas las congregaciones se someten a ese gobierno.

B. El desarrollo del gobierno central de la iglesia causó la apostasía y el establecimiento de iglesias humanas. Fue un proceso muy lento, a través de siglos.

C. Primero, Hech. 14:23; 20:17, ancianos (obispos, pastores) en cada iglesia; eran iguales, ningún anciano tenía más autoridad que los otros.

D. Cambios: uno nombrado “presidente”; luego llamado “obispo”; luego tenía autoridad sobre un distrito de iglesias; luego “obispo metropolitano” (sobre obispos)…
Abandonaron la enseñanza de Jesús (Mat. 20:25-28) y los apóstoles (Rom. 12:3). Querían elevar a los hombres. Algunos querían tener primer lugar (3 Jn. 9).

E. Jerarquía establecida para gobernar la iglesia universal: sacerdotes, obispos, obispos metropolitanos, arzobispos, cardenales, papa (606 A.D.)

F. Iglesias protestantes (evangélicas) rechazaron la jerarquía romana, pero establecieron su propio gobierno central sobre todas las congregaciones.

La Biblia NO AUTORIZA tal gobierno central ni por precepto, ni por ejemplo apostólico ni por inferencia necesaria. Existe sin autoridad bíblica. Es completamente humano.


II. La “Iglesia Patrocinadora” imita el arreglo de las iglesias humanas. Es el mismo concepto: organización central, que todas las iglesias funcionen a través de ella.

A. ¿Cómo funciona la iglesia patrocinadora? 1946, una iglesia de Cristo de Lubbock, Texas patrocinó la obra de evangelizar Alemania; muchas iglesias le enviaron $ para ella.

B. Otra iglesia (Brownfield, TX) patrocinó la obra de Italia; otra (Memphis, Tenn.) de Japón, etc., cada una funcionando como iglesia central por la cual todas las iglesias podían obrar.

C. Abilene, Texas. Programa de radio nacional, “Herald of Truth”. Precipitó división, porque era muy popular y muchos predicadores lo promovieron, presionando iglesias…

D. West Monroe, LA. “Radio Mundial”. Y otras más. En lugar de tener un solo centro de gobierno, han establecido varios. El plan sectario es más ordenado y efectivo.

La iglesia patrocinadora no es igual a las demás. Representa una colectividad de iglesias. Es una agencia de muchas iglesias y donde hay agencia hay subordinación.
Hay mucho control. No como el control del policía o de una empresa, sino control de presión y de influencia. Pusieron a sus oponentes en “cuarentena”, nos cortaron.

La centralización de $ es la centralización de poder. Controlan millones de $. Deciden quién hará qué, cuánto, cuándo, dónde. Ocupan, desocupan personal (es empresa).

Muchos se engañan diciendo, “Pero todo es voluntario. Las iglesias contribuyen voluntariamente”. (Padres pueden entregar su responsabilidad voluntariamente.)
Otro engaño popular: dicen, “Pero la Biblia no dice cómo hacer la obra, y este es un método eficaz”. No es “método” sino otra organización (cuerpo) que usa métodos.
Iglesias de Cristo se han nacionalizado en Honduras, El Salvador, Nicaragua. Tienen organización nacional, oficiales, constitución (con reglamentos) practican disciplina.

Esto no es aceptable en USA, pero es el RESULTADO ineludible de centralizar la obra de las iglesias. ¿Por qué iglesias aquí lo aceptan allá? Más control sobre iglesias.
Un predicador (San Antonio) dijo, “Yo no defiendo abusos”, pero no son abusos. Los arreglos en América Latina son otras formas de la iglesia patrocinadora.


III. El papel de ancianos: cuidan de la iglesia local, apacentando, protegiendo a los miembros, velando por sus almas (Heb. 13:17). No supervisan instituciones. No supervisan la obra de otras iglesias.

A. No tienen autoridad para ser “ancianos patrocinadores”, supervisando el $ y obra de miles de iglesias. Ya no son ancianos sino una mesa directiva.

B. Ancianos no pueden entregar su obra de edificación, disciplina, evangelización, benevolencia, a otro grupo de ancianos. ¿Disciplinar los miembros de otra iglesia?


IV. Cada iglesia local debe hacer su propia obra: edificar, evangelizar, ayudar santos necesitados. Es autónoma y adecuada (equipada) para hacerlo, 2 Tim. 3:16, 17.

Una de las tácticas principales que se usan para justificar la centralización es hablar de lo insignificante de la obra de la iglesia local. Quieren hacer “cosas grandes”.

A. ¿No pueden las iglesias cooperar? Al hacer cada una su obra, está cooperando con las demás (1 Cor. 16:1-4). Cooperar es una cosa y centralizar es otra cosa.

B. Iglesias cooperaban para ayudar a Pablo pero no centralizaban sus fondos. Fil. 4:15, 16; 2 Cor. 11:8.


V. Textos usados mal para “justificar” la iglesia patrocinadora. Comenzaron la práctica sin estudiar. No hay texto que la autorice; por eso, tuercen textos.

Mat. 28:19, dicen que es imposible llevar a cabo la Gran Comisión sin “cooperar”, o sea, combinar el $ de muchas (todas) las iglesias. Rechazan la sabiduría divina.

Mat. 28:19, dicen que no dice “cómo” hacer la obra, que podemos ir en carro, avión, a caballo, predicar por radio/TV, hoja impresa, series de servicios, tocar puertas, etc.

Desde luego, todo esto es cierto, pero sin establecer otra organización aparte de la iglesia (Sociedad Misionera, escuela para predicadores, iglesia patrocinadora, etc.)

A. Hech 11:29-30; 12:25. Dicen que los ancianos de Jerusalén se encargaron de repartir la ayuda para hermanos de Judea, pero había iglesias en Judea (Hch 9:35, 42)

B. Dicen que Filipos era iglesia patrocinadora para recibir fondos para Pablo pero lea Fil. 4:15, 16, Filipos envió; Pablo recibió. Salario fue enviado directamente a él.


VI. Exhortación para nosotros. Lamentamos estos cambios y la división causada por ellos, pero no nos justificamos solamente condenando el error.

A. Edificación. No edificamos escuelas pero hay que aprovechar al máximo los servicios (incluyendo series) y las clases bíblicas. Estudiar para cada clase y participar en ella.

B. Evangelizar. No basta con condenar escuelas para predicadores. Hay evangelistas fieles y capacitados que urgentemente necesitan ayuda (salario, atención médica).

A muchos hermanos fieles les gustaría dedicarse tiempo completo a la obra de evangelista, pero no quieren siempre pedir salario a las iglesias de habla inglesa.

C. Ayudar a los santos necesitados. No es bíblico que iglesias tengan clínicas, asilos, etc., pero si descuidamos esta obra, estamos mal, igual que los que las tienen.

Mat. 25:43, “estuve enfermo… y no me visitasteis” (con ayuda, Sant. 1:27). Esto bien podría ser el naufragio de miles de hermanos “conservadores” en el Día Final.

Por eso, muchos hermanos liberales dicen, “Es mejor equivocarse en la manera de hacer la obra en lugar de no hacerla de manera alguna”.


Pero hay otra opción: hacer la obra y hacerla como la Biblia enseña. Y este es uno de los argumentos más fuertes en pro de la verdad. Muchos dicen, “muéstranos”.


La Iglesia Patrocinadora (1)



Introducción.
    A. El día 9 de diciembre de 1982 el hermano Sílfides Matos Herasme, de Santo Domingo, República Dominicana, y este servidor acordamos, en la presencia de varios predicadores de ese país, tener un debate por escrito sobre algunas cues­tiones que han causado problemas en la iglesia. Presento aquí un estudio de dos páginas; copias de este estudio se enviarán a los interesados. Con gusto haré copias de un estudio escrito por el hermano Síl­fides, un estudio también limitado a dos páginas, para mandarlo a los mismos que reciben este estudio.

I. Definición, Origen, Propósito.
    A. La iglesia patrocinadora es una igle­sia que se encarga del sostén económico de algún evangelista, o de alguna institu­ción (como las que cuidan de niños y an­cianos), o de programas de radio y tele­visión, o de otra obra, luego pide dona­tivos de otras iglesias, los recibe y los ad­ministra.
    B. Tal "iglesia" no es la del Nuevo Tes­tamento, sino que tiene su origen en la década de los '40 de este siglo. Las primeras y más reconocidas eran la iglesia Broadway de Lubbock, Texas, que se en­cargó de la evangelización de Alemania; la iglesia de Brownfield, Texas, que se en­cargó de la evangelización de Italia; la iglesia Highland de Abilene, Texas, que se encargó de la evangelización internacional por medio de programas de radio y tele­visión. La iglesia patrocinadora conocida en la República Dominicana es la iglesia de West Monroe, Louisiana, que se encarga de la evangelización mundial por medio de la radio ("World Radio").
    C. En cuanto a su propósito, nadie lo desconoce porque tienen grande celo por salvar almas. Quieren ganar almas, pero lo hacen por medio de un arreglo colec­tivo muy semejante a los arreglos secta­rios, pero desconocido en las Escrituras.

II. Algunas Cosas Que No Vienen Al Caso.
    Los sinceros no serán cegados por la cortina de humo de "cuestiones falsas" que algunos erigen.
    A. Algunos juegan con la palabra "patrocinar" dando varias definiciones. Sepan todos que esta palabra fue origi­nada por los inventores de la práctica. Ellos, no nosotros, decían "sponsoring church" (iglesia patrocinadora).
    B. Las opiniones. Rom. 14:1-5 habla de las opiniones (sobre comidas, días espe­ciales), pero este estudio tiene que ver con la existencia de otra organización, aparte de la iglesia local. Es absurdo decir que "es cuestión de opinión". El hermano Dwayne Shappley, de Puerto Rico, dice que sí hay en el Nuevo Testamento otra organización aparte de la iglesia local; si el hermano Sílfides está de acuerdo con este error, que nos diga. También tiene que ver con la jurisdicción de los ancianos, si se limita a la iglesia local, o si hay ancianos diocesanos. Si este tema es cuestión de opiniones, entonces dejemos de condenar los arreglos colectivos de los sectarios.
    C. Los métodos. No se trata de métodos. El grito necio de muchos hermanos es que "la Biblia no dice cómo hacer la obra", que la iglesia patrocinadora es nada más otro método de obrar. Pero no requiere edu­cación universitaria saber que la iglesia patrocinadora emplea métodos (como cualquier iglesia local emplea métodos). No es "método", sino es otra organización que tiene que emplear métodos.
    D. La cooperación. Dicen que somos "anticooperación", que no creemos en la cooperación. Es otra acusación falsa. Creemos en la cooperación bíblica (2 Cor. 8 y 9), en la cual no hay nada de agencia, no hay centralización de fondos en la tesorería de una iglesia patrocinadora, sino simplemente que cada iglesia colectaba cada primer día su ofrenda, es­cogío su propio mensajero quien lo llevó a Jerusalén
    E. Buenos resultados. Para muchos aquí está la única cosa que importa: la iglesia patrocinadora da resultados buenos. En tal caso si todo se permite con tal que dé resultados buenos, sería mejor imitar en lo absoluto a los sectarios en su arreglo colectivo que abarca automáticamente a todas las iglesias de su comunión (por ejemplo, la Convención del Sur de los bautistas; el cuartel general en Salt Lake City, en Brooklyn, en Roma, etc.). Si el pragmatismo es el criterio principal, en­tonces olvídese de "libro, capítulo y ver­sículo"
    F. La inconsecuencia. El hermano Bill Reeves y este servidor aceptamos la in­vitación del hermano Sílfides para predicar por radio, y ahora nos acusa de inconsecuentes, ya que dichos programas son patrocinados por "World Radio". El hermano y yo no investigamos el arreglo financiero de los programas, es cierto. Queríamos de todo corazón colaborar con los hermanos dominicanos, creyendo que eran sinceros, muy conservadores, muy es­trictos, y que querían seguir la voluntad de Dios en todo. De la misma manera acep­tamos la excelente hospitalidad de los hermanos Matos Herasme. De la misma forma enviamos mucha literatura a todos los hermanos del país. Pero sea como sea, si fuimos inconsecuentes, esto no cambia la verdad del asunto bajo consideración: la iglesia patrocinadora no es bíblica.

III. Varios Errores.
    A. Sobre todo, carece de autorización bíblica. La Biblia no dice nada de "iglesia patrocinadora", ni de "ancianos patroci­nadores". No hay ningún mandamiento, ningún ejemplo apostólico, ni ninguna in­ferencia necesaria al respecto. Es de ori­gen moderno. No se basa en la Biblia, sino en los arreglos colectivos de los sectarios.
    B. Sustituye a la iglesia local, que es la única organización hallada en las Escri­turas, designada por Dios, para hacer la obra de la iglesia. La iglesia patrocinadora es otro cuerpo. Es otra clase de iglesia. Es la imitación de las combinaciones de todas las iglesias de una denominación. De hecho, si una iglesia patrocinadora se puede encargar de una parte de la obra de cien o de mil iglesias locales, entonces es enteramente lógico que la misma iglesia patrocinadora se puede encargar de esa parte de la obra de todas las iglesias de Cristo. Si la Biblia permite que mil iglesias manden dinero a una iglesia patroci­nadora, entonces obviamente permite que todas lo hagan. Esta organización, esta colectividad -- repito -- no se halla en la Biblia.
    C. La autonomía. Como todos sabemos, cada iglesia local es autónoma, se go­bierna sola, y es adecuada para hacer todo lo que Dios le ha asignado hacer: en el evangelismo, en la benevolencia, y en la edificación. En el plan bíblico no caben sociedades, instituciones, escuelas, hospi­tales, asilos, etc. establecidos por las igle­sias de Cristo, obrando todas por medio de una iglesia patrocinadora.
    D. Voluntariamente. Muchos dan énfasis al hecho de que todo se hace voluntaria­mente. Esto no viene al caso. Dicen la misma cosa los sectarios. Puedo citarles varios escritos sectarios que proclaman fuertemente que la autonomía de cada congregación no se pierde aunque "coopere" con la organización central de ellos. Si una congregación no hace su propia obra, sino entrega su dinero a una iglesia patrocinadora, para que ésta lo haga, claro es que se entregó su responsabilidad a otro. Por ejemplo, el padre de familia debe ser cabeza y debe disciplinar a sus hijos; él puede voluntaria­mente entregar esta función a su esposa o a otro. El hecho de que lo hizo voluntaria­mente no cambia nada; la triste verdad es que lo hizo.
    E. Los ancianos. Hech. 14:23, "constituyeron ancianos en cada iglesia"; 20:28, "mirad por ... todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos"; 1 Ped. 5:2, "Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros". La verdad es sencilla y obvia: los ancianos son pas­tores que velan por las almas (Heb. 13:17) de la congregación sobre la cual ellos son obispos; son pastores de un solo rebaño, "el rebañoen que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos"; "la grey de Dios que está entre vosotros". No es difícil ver la ju­risdicción y la obra de los ancianos. No es difícil ver el límite puesto sobre ellos. En la Biblia ninguna congregación tiene pre­eminencia sobre otras, y por tanto, no puede haber un grupo de ancianos que tenga preeminencia sobre otros. No puede haber ancianos ecuménicos. No puede haber ningunacoordinación de iglesias locales que funcionen a través de los ancianos de una iglesia "patrocinadora". Los ancianos no tienen función alguna aparte de la congregación en que el Espíritu Santo les ha puesto por obispos. En la iglesia patrocinadora los ancianos "patrocinadores" son admi­nistradores de millones de dólares, no de la colecta de la iglesia "que está entre" ellos, sino del dinero de miles de iglesias. Hacen decisiones serias con respecto a quiénes predicarán, dónde, cuándo, qué tanto dinero se gastará en cada lugar, cuáles predicadores se escogerán y cuáles se despedirán o se cambiarán a otro campo. Juegan el mismo papel que el cuartel general de cualquier secta, sola­mente en forma más limitada. Los an­cianos patrocinadores llegan a ser la voz de las iglesias de Cristo. Ellos deciden con respecto a quiénes predicarán y qué se predicarán. Pueden ser muy tolerantes -- sí --  pero esto ilustra justamente lo que afirmo. Toleran o no toleran, pero sí deci­den. Los ancianos de la iglesia Highland de Abilene, Texas, promovedores del Heraldo de la Verdad tienen otro programa ("Heartbeat") que ni menciona la iglesia; está casi totalmente sin doctrina. Este plan es por la decisión de los an­cianos. Tienen mucho poder.

Conclusión: En el próximo estudio hablaremos de "control", de "agencia", y de otros temas interesantes. Pero hasta aquí por ahora. Espero que el hermano conteste pronto. Queremos exponer y refutar con toda claridad estos errores que han dividido la iglesia. (Nota Final: El hermano nunca contestó).

Evangelistas Profesionales



            Bien sabemos que las denominaciones diseñan y operan diversos “ministerios de predicación” con sus ministros profesionales respectivos.  Al parecer, la inconformidad de algunos predicadores del evangelio, para con el patrón del Nuevo Testamento, los ha llevado a copiar algunas ideas de los sectarios.

         De una manera totalmente contraria al simple patrón neotestamentario, donde un hombre con una Biblia, predica el evangelio de Cristo a otros (Hech. 17:2-3; 1 Cor. 1:21), varios predicadores proyectan la imagen de un reverendo profesional, y la imagen es tal, que al parecer, estos predicadores no estarían dispuestos a recoger leña (Hech. 28:3) o a sostenerse a sí mismos con un trabajo secular si la situación lo ameritara (Hech. 18:3; 20:34).  Incluso, se actúa como si el predicador no estuviera sujeto al orden y decencia que ha de mantener la iglesia local (1 Cor. 14:40).

         Cuando hablamos de “profesional” nos referimos a la persona que “ejerce especialmente una profesión u oficio, por oposición al aficionado” (Larousse).  Con esto no condenamos el que un evangelista se prepare para crecer y aproveche todas las oportunidades de que dispone para predicar.  Pero si condenamos que alguno no piense de sí con cordura (Rom. 12:3) y confunda su labor con la de un reverendo sectario, o practique la avaricia engañando a iglesias e individuos norteamericanos.   
Siempre es bueno madurar el carácter, crecer en conocimiento y mantener la santidad.   Pero, algunos predicadores no se conforman con ser solamente “un evangelista”, ellos actúan como manager de otros, lo que les da mucho poder, prestigio y popularidad. 
Lamentablemente, estos predicadores profesionales, son vistos como íconos por los menos experimentados (aficionados) y que desean ser como ellos.

Las denominaciones tienen sus programas de capacitación, seminarios, escuelas y universidades para la formación de sus “ministros” y “reverendos”. Y, lamentablemente, varios hermanos también están muy equivocados en esto. Aquí la otra cara de la moneda. Por ejemplo, algunos hermanos quieren saber si tal predicador fue educado o no en alguna universidad o colegio de predicadores o en algún programa de entrenamiento formal diplomado. Sin embargo, esto no es necesario, y ni siquiera es insinuado en el Nuevo Testamento. No podemos exigir más que Dios. 
A pesar de que muchos hermanos hacen acepción de personas cuando aprueban o desaprueban a un predicador, nosotros no cometeremos semejante carnalidad. No menospreciaremos a los varones que no han tenido la educación formal que algunos caprichosamente están exigiendo o exaltando a los que se presentan como "profesionales" de la predicación. 

El apóstol Pablo, sin haber estado junto a los demás apóstoles durante el ministerio de Cristo, no se consideraba inferior a ellos (“y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles”, 2 Cor. 11:5).


Conclusión

“¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Rom. 10:15).

Los predicadores deben predicar de acuerdo a su capacidad y oportunidad, pero siempre deben recordar su lugar y papel.  Deben respetar las enseñanzas del Nuevo Testamento que gobiernan (y restringen) su papel y su sostén.  

El "predicador" es sostenido para predicar con un método bíblico.  La descripción de su trabajo ha sido especificada por Dios (2 Tim. 4:2) y ningún predicador debe buscar cambiarla o expandirla.

ACERCA DEL SALARIO PARA LOS PREDICADORES DEL EVANGELIO




PREGUNTA: "Hermano Josué, tengo la siguiente duda: Si varias iglesias envian ayuda a cierto predicador de otra iglesia eso es patrocinio?"

RESPUESTA: No, no es "patrocinio", sino un sostenimiento o salario por su trabajo de predicación.


CONSIDEREMOS EL PATRÓN BÍBLICO PARA FINANCIAR A LOS PREDICADORES DEL EVANGELIO


"He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros" (2 Corintios 11:8).
  1. Un predicador puede recibir el apoyo financiero de más de una iglesia a la vez.
  2. Un predicador puede recibir el apoyo de una o más iglesias para que él predique a otra iglesia.
  3. Una iglesia o iglesias pueden sostener a un predicador para que él predique en otro lugar. 
  4. El predicador recibe su propio “salario”, no el de otros. Dios no permite que un predicador reciba salario para otros. El predicador fiel no puede ser un "Mánager" de otros.
  5. Las iglesias autónomamente determinan a quien apoyarán y la cantidad con la cual lo harán directamente (Fil. 2:25; 4:15-19).
  6. Recordemos además: “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio” (1 Cor. 9:14).
  • Por lo tanto, los predicadores pueden ser sostenidos por congregaciones (2 Cor. 11:8) o por individuos cristianos generosos (Gal. 6:6,10). Obviamente, el predicador también puede sostenerse así mismo y dedicar el mayor tiempo posible a la obra (Hech. 18:3-4).
  • Pero, en el plan de Dios no hay lugar para la centralización y el institucionalismo, prácticas que no tienen apoyo escritural. Por este motivo el predicador fiel no puede ser sostenido por instituciones ("Misiones", "Fundaciones") religiosas que suplantan la labor designada para la iglesia local, o mediante la centralización de fondos de varias iglesias operando a través de una iglesia centralizadora ("Patrocinadora").




La Iglesia y el Individuo



Introducción.
      A. La iglesia (la congregación) tiene su obra y cada miembro de la iglesia tiene su obra. En algunas actividades coinciden estas obligaciones, pero en otras no.
      B. Algunos creen que lo que el individuo puede hacer la congregación puede hacer. Tal enseñanza es un error grave. 1 Tim. 5:16, “no sea gravada la iglesia” con el deber de individuos.
      C. El borrar la distinción entre iglesia e individuo ha producido el institucionalismo y división de la iglesia.

I. La función de la iglesia.
      A. Adorar a Dios. Efes. 3:21, “a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén”. Hacemos esto en la congregación y lo hacemos privadamente.
      B. Edificarse a sí misma. Efes. 4:11, 12. La Biblia no autoriza que se utilice los fondos de las iglesias para establecer escuelas supuestamente para la edificación de la iglesia.
      C. Practica la disciplina, 1 Cor. 5; Rom. 16:17; 2 Tes. 3:6,14. La acción formal es papel de la congregación, pero entonces todo miembro debe apoyar la acción en su vida diaria.
      D. Evangelizar. 1 Tim. 3:15, “la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”. Fil. 4:15, 16. La Biblia no autoriza la “iglesia patrocinadora” ni otra clase de “sociedad misionera”.
      E. Benevolencia limitada (a los santos). 1 Cor. 16:1,2. La Biblia no autoriza que la iglesia establezca asilos para niños, ancianos, clínicas, etc. Tampoco habla de habla de “misioneros médicos”.
      F. La Biblia no autoriza que la iglesia provea o promueva actividades sociales. Muchas iglesias tienen cocinas, comedores, salones de “comunión”, equipo para varias clases de diversión, “centros familiares”, etc.

II. La obra del individuo.
      A. Deber para con su familia. Efes. 5:22-6:4; 1 Tim. 5:8.
          1. Los padres deben encargarse de la educación secular y disciplina de sus hijos (la iglesia no).
          2. Los padres proveen actividades sociales para su familia. Muchos quieren que la iglesia se encargue de esto    , pero la Biblia no autoriza que la iglesia provea comidas, fiestas y actividades sociales.
      B. Deber para con el prójimo.
          1. Vivir fielmente, Mat. 5:13-16;  2 Cor. 3:2; Fil. 2:15, 16; Col. 4:5; 1 Tes. 4:12; 1 Ped. 2:11,12.
          2. Enseñarle el evangelio, Hech. 8:4; 1 Ped. 3:15.
          3. Benevolencia, Luc. 10:30-37 (algunos hermanos citan este texto para probar que la iglesia debe practicar la benevolencia general; más bien, enseña el deber del individuo); Sant. 1:27 (este texto es muy citado para probar que las iglesias pueden y deben establecer asilos para niños, pero es muy obvio que Santiago no habla de lo que la iglesia debe practicar, sino del deber de cada cristiano); 1 Tim. 5:4, 8, 16, “no sea gravada la iglesia”.
          4. Para hacer buenas obras de toda clase los cristianos pueden a nivel de individuos establecer escuelas, clínicas, u otras instituciones para servir al prójimo, pero la Biblia no autoriza que la iglesia lo haga.
      C. Deber para con el gobierno.
          1. Someterse, Rom. 13:1-4; Tito 3:1; 1 Ped. 2:13-17. Por ejemplo, leyes de inmigración.
          2. Pagar impuestos, Rom. 13:7.
          3. Orar por el gobierno, 1 Tim. 2:1-2.
          4. Si el gobierno permite que los ciudadanos voten, deben aprovechar esta oportunidad, pero la iglesia no debe meterse en los asuntos del gobierno.
          5. Desde luego, debemos obedecer a Dios antes que a los hombres, Hech. 4:16-20; 5:28, 29.
      D. Deberes con respecto al negocio o empleo.
          1. No robar (Efes. 4:28), ni defraudar (Tito 2:10) sino trabajar, 1 Tes. 4:11, 12.
          2. La relación correcta entre obreros y los que los ocupen, Efes. 6:5-6; Col. 3:22-25
          3. Pero la iglesia no puede establecer un negocio. Tampoco puede ocupar la ofrenda para inversiones. El individuo puede recaudar fondos de varias maneras, pero la iglesia no debe hacerlo (1 Cor. 16:2).

      Conclusión. Como individuos podemos hacer muchas cosas que la iglesia no puede hacer, porque el papel de la iglesia es espiritual“No sea gravada la iglesia”. Borrar esta distinción produce instituciones de iglesia y también produce la división.


No hay "iglesia patrocinadora" en Hechos 11:27-30



      El falso maestro procede de la siguiente manera: primeramente inventa el error, y luego acude a las Escrituras para tratar de probar que es bíblico. Siempre han hecho así los sec­tarios y ahora los hermanos liberales hacen lo mismo.
      Se ha iniciado la práctica de dar a cierta iglesia el nombre "iglesia patrocinadora". La expresión inglesa es "sponsoring church" y si al­guien tiene mejor traducción, eso no me mo­lesta. Se trata de alguna iglesia que se encarga de una obra benévola o evangelística y luego pide fondos a todas las demás iglesias para el financiamiento de su proyecto. Llega a ser, pues, como agencia de las demás iglesias, y centraliza los fondos de muchas iglesias en una iglesia. Todo esto lo hacen bajo el nombre de "cooperar", pero es una cooperación descono­cida en el Nuevo Testamento.
      Cuando muchos hermanos preguntamos, "¿Dónde autoriza la Biblia tal práctica?" se buscaron textos para justificar su nueva prác­tica. Desde luego, no hay textos que la autorice, pero han citado Hech. 11:27-30 como ejemplo de lo que ellos practican.
      Pero ¿qué dice el texto?  ¿Dice algo de cierta iglesia patrocinadora o iglesia central que se encargara de los fondos de muchas igle­sias? Amado hermano, ¿cree usted que los hermanos liberales leyeron este texto y luego se sintieron obligados a establecer una iglesia pa­trocinadora? De ninguna manera, sino que primeramente establecieron una iglesia pa­trocinadora y entonces comenzaron a buscar textos de aprobación, los cuales no existen.
      Hech. 11:27-30 dice que la ayuda de los hermanos de Antioquía fue enviada a los her­manos que "habitaban en Judea". Según la teoría de los hermanos liberales (los que creen en iglesias patrocinadoras), la ayuda fue entre­gada a los ancianos de la iglesia de Jerusalén la cual llegó a ser la primera "iglesia patroci­nadora", y que estos ancianos (de Jerusalén) se encargaron de distribuir la ayuda a las demás iglesias de Judea.
      ¿Cuál es la base de su argumento? Hech. 11:30 dice "lo cual en efecto hicieron, envián­dolo a los ancianos por mano de Bernabé y Saulo". Este texto habla de "ancianos", pero ¿cuáles? ¿Los de Jerusalén solamente? El texto no dice "ancianos de Jerusalén", sino Judea (v. 29, "a los hermanos que habitaban en Judea"). El evangelio fue predicado en Judea (Hech. 1:8) y había iglesias en Judea (Hech. 9:31). 1 Tes. 2:14, "Porque vosotros hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea". También sabemos (Hech. 14:23) que Pablo y sus com­pañeros escogieron ancianos en cada iglesia. Si escogieron ancianos en cada una de las iglesias mencionadas en Hech. 13,14, ¿no cree usted que también se escogieron ancianos en las igle­sias de Judea que fueron las primeras iglesias establecidas por los apóstoles? ¿Acaso Hech. 14:23 no incluye las iglesias de Judea?

Hechos 12:25
      Los hermanos liberales argumentan que Hech. 12:25 dice, "Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén". Creen que este texto autoriza la iglesia pa­trocinadora. Creen que este texto es evidencia concreta de que Pablo y Bernabé llegaron so­lamente a Jerusalén para entregar los fondos a los ancianos de Jerusalén, y que no llevaron el dinero a los ancianos de las varias iglesias de Judea. Pero ¿cuál fue el servicio que cum­plieron? Los hermanos de Antioquía "determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea; lo cual en efecto hicieron". ¡Hicieron lo que determinaron hacer! Este texto no dice nada de entregar to­dos los fondos solamente a un grupo de an­cianos (los de Jerusalén) para que éstos se en­cargaran de distribuirlos a las demás iglesias de Judea. La iglesia de Jerusalén no era "iglesia patrocinadora".
      El esfuerzo de los hermanos liberales de probar esto es semejante a los esfuerzos de los pastores sectarios de probar que había infantes en las "casas" de Cornelio, Lidia y el carcelero. Es pura suposición.
      Vuelvo a decir esto: primeramente los hermanos iniciaron su práctica. Entonces bus­caron textos bíblicos para apoyar su práctica. Dice 2 Tim. 2:15 que debemos usar bien la pa­labra. Los  hermanos liberales no usan bien la palabra con respecto a este tema.


La División de la iglesia durante los años 1950 - 1960



Introducción:
     A. Es posible que nuevos miembros y los jóvenes no estén enterados de la causa de la división de la iglesia en los años 1950 – 1960.
     B. Es importante que estén enterados de ella para poder distinguir entre las que se han apartado del patrón bíblico y las que persisten en conservar la sana doctrina.
     C. Antes de entrar directamente en el tema es importante saber algo de la historia de la iglesia desde el principio.

I. La iglesia, la apostasía, la reforma protestante, y la llamada restauración.     

     A. El N. T. revela el plan de Dios para la iglesia en cuanto a su naturaleza, doctrina, práctica, culto, obra.
     B. También predice la apostasía: Hech. 20:29,30; 2 Tes. 2:1; 1 Tim. 4:1-3; 2 Ped. 2, etc.
          1. Muy importante aclarar que estos textos no dicen que “la iglesia” misma apostatarían de la fe, sino que “algunos apostatarán de la fe”. La más grande y numerosa era la Iglesia Católica Romana.
          2. Pero Mat. 16:18, Jesús dice, “edificaré mi iglesia y las puertas del hades no prevalecerán contra ella”.
          3. También Heb. 12:28 habla del reino “inconmovible” (el reino es la iglesia).
     C. Durante la reforma protestante, hombres como Martín Lutero, Juan Calvino y otros querían reformar la Iglesia Católica Romana, pero solamente terminaron comenzando otras iglesias (Luterana, Presbiteriana, etc.)
     D. Durante los Siglos 18 y 19 muchos líderes religiosos abandonaron las iglesias humanas, insistiendo en un retorno a la Biblia como el único libro de autoridad.
          1. Seguían la enseñanza y el ejemplo encontrados en el N. T: el plan de salvación (oír, creer, arrepentirse, confesar a Cristo, bautizarse), el culto espiritual, dejando de usar instrumentos de música, enseñanza del diezmo y otras cosas de la ley de Moisés y participaban de la cena del Señor y ofrendaban cada primer día de la semana.
          2. En cuanto al gobierno de la iglesia, abandonaban concilios, etc. y aceptaban la autonomía de cada congregación con sus ancianos y diáconos.
          3. Reconocían y aceptaban que la función de la iglesia es adorar a Dios, edificarse a sí misma, evangelizar y ayudar a los santos necesitados.

II. La división de los años 1850- 1860.     

     A. Muchos de los nuevos “conversos” no querían dejar por completo el sectarismo. El crecimiento había sido demasiado rápido y muchos bautizados no eran convertidos o por lo menos no fueron confirmados en la verdad.
     B. En 1849 se estableció la primera Sociedad Misionera, una organización central a la cual todas las iglesias podían enviar dinero para ser repartida por la Sociedad para evangelizar.
          1. Hermanos que habían aprendido y aceptado la autonomía de cada iglesia resistían ese movimiento pero la mayoría de las iglesias lo aceptaban.
          2. Esa sociedad no se limitaba a la actividad de evangelización, sino que se convirtió en el cuerpo legislativo de las iglesias.
     C. Otro paso muy grande fue la introducción de instrumentos de música en el culto.
     D. Había otros cambios pero estas dos cosas (la Sociedad Misionera e instrumentos musicales) eran las dos cosas principales que causaban la división.
     E. Los que aceptaban estas innovaciones llevaban el nombre “Iglesia Cristiana” y los que se las oponían seguían con el nombre “Iglesia de Cristo”.
     F. La Iglesia Cristiana muy pronto se unió otra vez con las demás iglesias sectarias.

III. La historia se repitió.     

     A. Unos cien años después muchos hermanos de la “Iglesia de Cristo” querían volver a las prácticas de las iglesias sectarias y esto causó otra división.
     B. A fines de la Segunda Guerra Mundial (1946) volvieron los soldados de todas partes del mundo con la noticia de que la iglesia no existía en esos países donde habían ido, y muchos hermanos se animaron para empezar a evangelizar como nunca se había hecho. PERO había un problema; no habíamos estudiado el asunto de cómo la iglesia funciona en esa actividad.
     C. Los ancianos de la Broadway church of Christ (iglesia de Cristo) de Lubbock anunciaron que se habían encargado de la evangelización de Alemania e invitaron a todas las iglesias que quisieran “cooperar” con ellos que les enviaran dinero cada mes y ellos escogerían evangelistas, pagarles salario y gastos, comprar propiedad en Alemania y en fin llevar a cabo la obra.
     D. Los ancianos de la Brownfield church of Christ anunciaron que ellos se habían encargado de la evangelización de Italia… Los ancianos de la Memphis, Tenn. church of Christ se encargaron de la obra en Japón… etc.
     E. Desde el principio había oposición a esta innovación, pero principalmente de parte de hermanos ancianos que bien recordaron la división del siglo 19. Había muchos artículos escritos y debates sobre estas cuestiones.
     F. A principios de los 1950 la 5th & Highland church of Christ de Abilene se encargó de un programa de radio nacional llamado “Herald of Truth” y era del todo fascinante para muchos hermanos. Les gustó mucho la idea de tener programa radial nacional de la Iglesia de Cristo, al igual que los bautistas, metodistas, etc. (En México este programa se llama o se llamaba “La Búsqueda”).
     G. A estas iglesias se les denominaban “Sponsoring churches” (iglesias patrocinadoras), porque patrocinaban (auspiciaban) obras para todas las iglesias. En realidad eran agencias centrales. Los ancianos de estas iglesias se encargaban de la administración de millones de dólares de las ofrendas de las iglesias.
     H. Otros ancianos (o grupos de hermanos como mesa directiva) establecían instituciones (escuelas, clínicas, asilos para niños y ancianitos, etc.) bajo el mismo plan, invitando a todas las iglesias a “cooperar” con ellos.
     I. A grandes rasgos así eran las nuevas prácticas a mediados del siglo pasado que causaron la división de la iglesia.

IV. Algunos nombres y expresiones que se usan en esta controversia.     

     A. “Iglesia Patrocinadora” (“Sponsoring Church”). Es iglesia que se encarga de alguna obra que es obligación de todas las iglesias.
          1. La “iglesia patrocinadora” funciona como agencia central para recibir fondos de todas las iglesias y administrarlos para llevar a cabo cierta obra de edificación, evangelismo o benevolencia.
          2. La “iglesia patrocinadora” dice que piden dinero (cooperación) para la obra de ellos; es decir, se encarga de evangelizar cierto país (digamos Guatemala o la India) y se atreven a decir que es obra suya. Dicen “ayúdennos con nuestra obra”. ¿Cómo es que la evangelización de Guatemala haya llegado a ser la obra de una sola iglesia y que las demás debería “cooperar” con ella?
          3. La iglesia de Cristo de West Monroe, Louisiana, tiene el grandioso proyecto llamado “World Radio” (Radio Mundial). ¿Una sola iglesia está obligada a predicar por radio a todos los países del mundo? Nadie cree esto. Todos saben que se requiere la centralización de millones de dólares para llevar a cabo tales proyectos.
          4. Si una iglesia patrocinadora puede recibir fondos de mil iglesias, puede también recibir fondos de diez mil iglesias, o sea, de todas las iglesias.
          5. Además, si alguna iglesia puede enviar cierta parte de su ofrenda a una iglesia patrocinadora, puede enviar toda la ofrenda a la misma. Imagínese, todas las iglesias pueden enviar todas sus ofrendas a una sola iglesia. Esto es puro catolicismo.
     B. “Ancianos Patrocinadores” (“Sponsoring Elders”). Muchos hermanos que buscan salario para predicar en otro país han oído la pregunta, “¿Cuál es su “sponsoring church”? es decir, ¿qué iglesia o qué ancianos le “patrocinan”? Tal pregunta se hace para saber dónde enviar el dinero. No quieren enviarlo directamente al predicador (como Fil. 4:15, 16), sino más bien quieren enviarlo a la “iglesia patrocinadora”.
          1. Tales “ancianos” no hacen el papel de ancianos, sino que son una mesa directiva. Administran el dinero de muchas iglesias precisamente como la mesa directiva de alguna empresa.
          2. Como observamos en el punto anterior, todas las iglesias pueden enviar toda la ofrenda a una sola iglesia patrocinadora con sus ancianos patrocinadores. Entonces, ¿qué serán tales ancianos? Obviamente serían obispos universales.
     C. “Hermanos liberales”. Los hermanos que promueven estos cambios en la iglesia creen que tienen libertad de practicar cosas no autorizadas por las Escrituras.
          1. “Son opiniones”. Creen que estas nuevas prácticas no tienen nada que ver con “doctrina” (como el bautismo y la cena del Señor), sino que simplemente son opiniones que no deben afectar la unidad de la iglesia. Pero son prácticas sí tienen que ver con doctrina porque cambian la iglesia, cambian el papel de ancianos, usan mal la ofrenda, etc.
          2. “Son métodos”. Dicen que sus arreglos son como repartir folletos, predicar por radio, etc., simplemente métodos de hacer la obra. Insisten mucho en que “la Biblia no dice cómo hacer la obra” y que lo que ellos hacen es la manera o método que ellos escogen para hacerla. Pero cualquiera puede ver la diferencia entre “método” y “organización”. Son como empresas gigantescas que administran millones de dólares, ocupan personal, hacen contratos con otras empresas, etc.
          3. Dicen “Hacemos muchas cosas sin autoridad bíblica” (y aun dicen “no hay que tener autoridad bíblica por todo lo que hagamos”). Por eso, se llaman hermanos “liberales” porque se sienten libres de actuar sin autoridad bíblica.
     D. “Institucionalismo” (“la iglesia institucional”).
          1. Muchos creen que la iglesia de Cristo universal está compuesta de todas las congregaciones y, por eso, que todas las iglesias pueden “cooperar” para tener “instituciones iglesia de Cristo” (escuelas, clínicas, asilos para niños o ancianos, programas de radio y televisión, etc.).
          2. El concepto que tales hermanos tiene de la iglesia universal es idéntica al concepto sectario. La diferencia principal entre la iglesia de Cristo y la iglesia sectaria es que ésta tiene un solo cuartel general y aquella tiene varios; es decir, las varias iglesias patrocinadoras e instituciones iglesia de Cristo funcionan como el cuartel general de alguna denominación.
     E. “Centralización”.
          1. La práctica de centralizar los fondos, y la administración de ellos, en una sola iglesia patrocinadora para que esta iglesia se encargue de hacer la obra de todas las iglesias contribuyentes.
          2. No solamente dinero. Recuerde que el dinero tiene poder. Tiene autoridad. La centralización de dinero y obra es también la centralización de autoridad y poder. Esto les da poder que nunca pueden tener como meros ancianos de una iglesia.
     F. “Autonomía” (se gobierna sola).
          1. Cada congregación es independiente de las demás y bajo Cristo se gobierna sola. Es un derecho sagrado y es una de las salvaguardias más importantes para proteger contra la apostasía.
          2. El primer paso hacia la apostasía es cambiar el gobierno de la iglesia local y destruir su autonomía.
     G. “Evangelio social” – otro evangelio, Gál.1:8, 9.
          1. Otro paso de apostasía es el dejar de predicar el evangelio de Cristo que es para salvar almas y poner el énfasis en el evangelio social que promueve el bienestar social de la vida terrenal.
          2. Este “evangelio” tiene que ver con combatir la pobreza, enfermedades, injusticias civiles, relaciones raciales, educación secular, la política; en fin, todo aspecto de la vida terrenal.
          3. Este “evangelio” fue originado por los sectarios que perdieron su fe en la inspiración de las Escrituras, en la deidad de Cristo (su nacimiento de una virgen, su resurrección corporal, su segunda venida) y en los eventos finales. Dejaron de predicar la salvación porque dejaron de creer en la inmortalidad del alma. Entonces comenzaron a promover el evangelio “social”, porque ¿qué otro evangelio les quedaba?
     Recomendamos la lectura de la obra “La Naturaleza y Obra de la Iglesia” por este mismo autor.