“ABUNDANDO EN LA OBRA DEL SEÑOR SIEMPRE”

1 CORINTIOS 15:58

Por Wayne Partain


INTRODUCCIÓN.
          A. 1 Corintios 15:58, “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.
          B. Deuteronomio 30:8, “pondrás por obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy.  9  Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos”.
          C. Las palabras “abundante” o “abundantemente” o “sobreabundar” son términos claves en el Nuevo Testamento.

I. ABUNDAR EN LA OBRA DEL SEÑOR PORQUE SU GRACIA ABUNDA EN NOSOTROS.
          A. Romanos 5:17 habla de los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”. Perisseia -- Medida sobreabundante, algo por encima de lo ordinario.
          B. Efesios 1:8, habla de la “gracia que hizo sobreabundar para con nosotros”.
          C. Romanos 5:20, “mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia”.

II. ABUNDAR EN LA OBRA PORQUE LAS BENDICIONES DE DIOS NO SON MEDIOCRES (MEDIANAS) SINO SIEMPREABUNDANTES.
          A. Jesús dice: “He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10:10.
1. No nos da un “mínimo” de bendiciones.
2. No nos bendice “pobremente”.  No son simplemente “suficientes” o “adecuadas”. 
3. Nos bendice ricamente, con abundancia, y espera que siempre abundemos en el servicio de Dios.
          B. Dios nos bendice con “amplitud”. Nos bendice “ampliamente”. Dios “derrama” bendiciones sobre nosotros. Nos bendice “profusamente”.
          C. Malaquías 3:10, Dios promete abrir las ventanas del cielo para derramar bendición hasta que sobreabunde.
          D. Muchas veces los hijos de Dios abusan de las abundantes bendiciones de Dios. No las usan bien. No saben valorarlas. Las menosprecian. No tienen gratitud.
               1. Deuteronomio 28:47, “no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón cuando tenías la abundancia de todas las cosas”.
               2. Jeremías 2:7, “os introduje en tierra de abundancia, para que comieseis su fruto y su bien; pero entrasteis y contaminasteis mi tierra, e hicisteis abominable mi heredad”.
               3. Deuteronomio 6:10, “Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres… que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, 11 y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, 12 cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre”.
               4. 2 Corintios 6:1, “Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios”.
               5. Gálatas 2:21, “no desecho la gracia de Dios”.
               6. Hebreos 12:15, “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios”.
         
III. PARA ABUNDAR EN LA OBRA DEL SEÑOR SON NECESARIAS LAS CINCO COSAS QUE PABLO PIDE EN EFESIOS 3:14-19:
          A. “que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu
          B.  para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones … 
          C. a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura …
          D. y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento …
          E. para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”.
          F. Dios hace posible lo que Pablo pide: Efes. 3:21, “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros … A Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén”.

IV. ESTO REQUIERE “LA RENOVACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO”.
          A. Tito 3:5, 6, “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo6que El derramó sobre nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador …”
          B. Después de ser bautizados (“lavamiento de la regeneración”), Hechos 2:38; 1 Corintios 6:11; Gálatas 3:27; Efesios 5:26.
          C. Luego agregar las siete virtudes de 2 Pedro 1:5-10, “añadid a vuestra fe virtud … conocimiento … dominio propio … paciencia … piedad … afecto fraternal … amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”.

V. PARA ABUNDAR EN LA OBRA DEL SEÑOR NECESITAMOS DIVINA SABIDURÍA.
          A. Santiago 1:5, “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”
          B. ¡Y sin duda necesitamos abundancia de divina sabiduría!
     C. Para asuntos personales, asuntos de la familia (matrimonio,  criar hijos), asuntos de la iglesia, para tomar buenas decisiones en el trabajo (negocio), para  convertir gente,  etc.
          D. Para tener la divina sabiduría es necesario aprender, aceptar y seguir los pensamientos y caminos de Dios. Isaías 55:8, 9, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.
          E. 2 Timoteo 3:16, 17, La Escritura es útil para enseñar, redargüir, corregir, instruir … pero se requiere divina sabiduría para aplicarla.

VI. PARA ABUNDAR EN LA OBRA HAY QUE ABUNDAR EN AMOR.
          A. Amor que abunda es amor que no se puede medir.
          B. Filipenses 1:9, “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento”. El amor no es ciego. Ha de ser guiado por el conocimiento espiritual. Tiene que ver con el buen juicio, el discernimiento para aprobar lo mejor.
               1. Los filipenses ya le habían mostrado el amor abundante al tener comunión con él en el evangelio (1:5; 4:15-18) y, desde luego, Pablo no lo minimiza.
               2. Pero aun así, el amor debe abundar más y más. Siempre hay lugar para crecimiento. Es imposible tener demasiado amor.
               3. Lucas 6:38, “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”.
          C. 1 Tesalonicenses 3:12, “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros”. Nunca pensar que el amor que tenemos los unos por los otros es “suficiente” o “adecuado”. Pablo dice: abundar en amor.
          D. La obra del Señor conectado con amor, Gálatas 5:6 conecta la fe, el amor y la obra … También 1 Tes. 1:3, “acordándonos de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor …”

VII. ABUNDAR EN OFRENDAR PARA LA OBRA DEL SEÑOR ES ABUNDAR EN AMOR.
          A. 2 Corintios 8:7, “Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia”.
          B. Imitar a los macedonios (2 Corintios 8:3-5).  ”Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
          C. Efecto de la abundante ofrenda: 2 Corintios 9:12, “Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios”.
          D. Sobre todo, imitar a Cristo: 2 Corintios 8:9, “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”.
          E. Sembrar- Segar. 2 Corintios 9:6, “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. 7 no dar con tristeza, ni por necesidad, Dios ama al dador alegre”. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”.
          F. ¿A quién robamos cuando no ofrendamos generosamente? Malaquías 3:8, “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas”. Pero también robamos a nosotros mismos (porque segaremos lo que sembramos).
          G. 1 Crónicas 29:16, “Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo”. Al ofrendar recordar: lo que ofrendamos a Dios ¡ya era suyo… ya era de Él!
          H. 1 Crónicas 22:5, “Y David antes de su muerte hizo preparativos en gran abundancia”.  ¡Debemos imitarlo! Siempre nuestra ofrenda  a Dios debe ser “en gran abundancia”.
          I. De acuerdo a “lo que haya prosperado”. La viuda que dio dos monedas dio “en gran abundancia”. 
          J. Prov. 3:9, “Honra a Jehová con tus bienes,  Y con las primicias de todos tus frutos;  10  Y serán llenos tus graneros con abundancia,  Y tus lagares rebosarán de mosto”. ¡Cuántos textos enseñan que segamos lo que sembramos!
          K. 1 Timoteo 6:17-18, “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;
          L. 1 Timoteo 6:19, “atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”. Mateo 6:19-21, No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”.

CONCLUSIÓN
          A. Entonces, ¿cómo debemos servir a Dios? ¿Debemos darle servicio “escaso”, “limitado”, “mínimo” … Servicio “adecuado” o “suficiente”?
          B. Nuestro servicio refleja nuestra fe (o falta de fe) en Dios, nuestro amor (o falta de amor) por Dios y nuestra gratitud (o falta de ella).
          C. Por lo tanto, “Abundando siempre en la obra del Señor”.
          D. El que vive la vida abundante se esfuerza lo más que pueda en la obra del Señor, porque hay mucha obra y pocos obreros.
Mateo 9:37, 38, “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. 38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies”.


LA APOSTASÍA



DEFINICIÓN: Desistir, desertar, apartarse, recaer. 

l. LA APOSTASÍA ES SIEMPRE POSIBLE (Gal 5:4). 
A. Los cristianos pueden caer de la gracia (Heb. 6:4-6; 2 Ped. 2:20-22; 1 Cor. 9:27; 10:12). 
     • Por incredulidad/desobediencia (Heb. 10:26-31; 3:12-4:1). 
     • Por no velar (1 Cor. 10:12; 2 Ped. 3:17). 
     • Por no permanecer, por retroceder (Jn. 15:1-8; Heb. 12:15; 10:35-39). 
     • Por prestar atención a doctrinas extranjeras a la fe (1 Tim. 1:3-5).
B. Congregaciones completas podrían apostatar (1 Tim. 4:1-3). 
     • Advertencias (Gal. 1:6-9; 2 Tes. 2:3; 2 Tim. 4:3-4). 
     • Es posible (Apoc. 2:1-5; 3:1-3,14-19). 

ll. LA APOSTASÍA Y LOS FALSOS MAESTROS (1 Tm 4:1-3). 
A. Los falsos maestros promueven la apostasía (1 Tim. 4:1-3). 
     • Su desviación se extiende como gangrena (2 Tim. 2:17-18; 1 Tim. 6:20-21). 
     • Prometen libertad, pero son esclavos de corrupción (2 Ped. 2:19; Jud. 4). 
B. Características de los falsos maestros (2 Ped. 2:1-22). 
     • Engañosos (2 Cor. 11:13-15). 
     • Codiciosos (2 Ped. 2:1-3; Tito 1:10-12). 
     • Apartan el oído de la verdad (2 Tim. 4:3-4). 
     • Hipócritas (1 Tim. 4:1-3). 
C. Cómo identificar a los falsos maestros (Mateo 7:15-20.) 
     • Sus intentos milagrosos son un fraude (2 Tes. 2:8-12; Mar. 16:17-20). 
     • Contradicen las sagradas Escrituras (Gal 1:6-9; 1 Jn. 4:1-6). 
     • No aceptan la revelación completa en la Biblia (1 Cor. 13:10; Jud. 3; 2 Ped. 1:3). 
     • Sus intentos proféticos fallan (Deut. 18:20-22).
     • Sus supuestas profecías no concuerdan con la revelación anterior (Deut. 13:1-4). 
D. La comunión con los falsos maestros está prohibida (2 Jn. 9-11; Ef. 5.8-12). 
     • Los falsos maestros serán condenados (2 Ped. 2:1-22; Jud. 4,12,13). 
     • Sus seguidores también lo serán (Mat. 15:14; 2 Tes. 2:9-12). 

¿Cómo podemos evitar nuestra propia apostasía?
     • Debemos guardarnos (2 Ped. 3:17).
     • Debemos crecer (2 Ped. 3:18).
     • Sin duda alguna, el cristiano ocupado en crecer y velar no será víctima de la apostasía.

“EL TIEMPO HA SIDO ACORTADO”


1 Corintios 7:29-31


Introducción.
     A. El tiempo que tenemos aquí en la tierra es muy limitado y, por eso, todo lo que hagamos debemos hacerlo pensando en el día del juicio y la eternidad.
     -- Se ha disminuido … estrechado … limitado
     -- La vida terrenal es como flor de hierba … como vapor … como sombra … agua derramada que no se puede recoger …
     B. En “Aquel Día” no será importante qué modelo de carro o qué clase de casa hubiéramos tenido o qué marca de ropa hubiéramos llevado.
     -- Lo único que será importante será: ¿Estamos preparados para el Juicio Final?
     C. Muchísimas cosas que parecen ser muy importantes en esta vida no tendrán importancia alguna en “Aquel Día”.
     D. En este texto (1 Corintios 7:29-31) Pablo nos recuerda que la vida corre rápidamente hacia su fin y que el gran negocio y diseño de ella es prepararse para morir o para la venida de Cristo.
     E. Todos los planes de la vida deben hacerse teniendo en mente que “el tiempo ha sido acortado”.
     -- “Se ha acortado”, ha llegado a ser “corto”.
     -- Romanos 13:11, “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”.
     -- “Ahora está más cerca” que el año pasado, más cerca que ayer.
     -- ¿Cuánto tiempo nos queda? ¿60 o 70 años porque somos jóvenes? No hay garantía.
     -- Observe los obituarios. ¿Solamente mueren los ancianitos?
     -- Sobre todo, recuerde que Cristo puede venir HOY MISMO.  Sin aviso ¡como ladrón!     
     -- Este texto enfatiza el impacto revolucionario que los eventos finales deben tener sobre las relaciones y actividades personales, domésticas y comerciales.
     -- Es decir, siempre tomar en cuenta el fin: la muerte, la venida de Cristo, la tierra quemada, la resurrección, el Juicio Final, el Cielo o el Infierno …

I. “los que tienen esposa sean como si no la tuviesen”.
     A. Este texto no disminuye la fuerza de la exhortación de amar a la esposa. El matrimonio es de Dios. Es arreglo divino. V. 33, debe agradar a Dios y agradar a su esposa.
     -- Pablo no está enseñando que uno puede descuidar la esposa o ser menos cariñoso hacia ella o ser incumplido en cualquier deber hacia ella.
     B. Sino que establece prioridades. No dejar que la esposa (u otro familiar) estorbe o impida la fidelidad a Dios, que sea tan fiel en el servicio de Dios como si no tuviera esposa… 
     -- Compárese Lucas 14:26, “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su … mujer… no puede ser mi discípulo”. Aborrecer = no odiar sino amar menos, poner en segundo lugar.
     -- Lucas 14:20, Nunca seamos como el que dijo, “Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir” a “la gran cena”.
     C. Desde luego, la esposa o el marido deberían ayudarnos a ser más fieles a Dios y así es en muchos casos.
     D. Tiene que ver con quién viene primero en la vida, Cristo o la familia. Nadie – ni padres ni hijos ni cónyuges – tienen el derecho de separarnos de nuestra fidelidad a Dios.
     E. Todo vínculo o lazo de familia son frágiles, serán disueltos en Aquel Día. No habrá matrimonio ni familia. Por eso, no dejar que lazos familiares estorben.
     F. Para muchos la familia es su vida. Sólo viven por su familia. Están obsesionados de ella. Pero Jesús dice, “El que ama al padre o a la madre más que a mí no es digno de mí…” (Mateo 10:37)
     G. Muy pronto no habrá familia. Al morir se termina esta relación. Más allá del sepulcro no hay maridos, esposas, padres, hijos. Estas relaciones pertenecen exclusivamente a este planeta y esta vida.
   -- Mateo 22:30, “en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo”.
     H. Por lo tanto, no dejar que relaciones familiares ocupen primer lugar en la vida.
      -- Mateo 8:22, “Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos”.
      -- Relaciones humanas son terrenales y breves, la relación con Cristo es celestial y eterna.

II. “los que lloran, (sean) como si no llorasen”. Este mundo es un valle de lágrimas pero uno no debe ser afectado demasiado por ellas.  ¡El llorar tendrá su fin muy pronto!
     A. No es pecado llorar. ¿Quién no llora cuando está afligido, o si el negocio quiebra, o si somos difamados, etc.?
     -- También es apropiado llorar al ser querido que muere. Abraham lo hizo. Jacob lo hizo. Los discípulos hicieron “gran llanto” sobre Esteban.
     B. No prohíbe el llorar cuando estamos afligidos, sufrimos persecución, somos maltratados, pero ¿cómo nos afecta espiritualmente el llorar? Evitar tristeza excesiva.
     C. Lo que Pablo enseña es no dejar que el llorar estorbe el servicio a Dios.
     D. Dominio sobre las emociones. Hay personas que dan rienda suelta a las emociones y se olvidan de la familia, la iglesia y su deber hacia Dios. Es egoísmo.
     -- Gálatas 2:20, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo”. ¡Muerto al mundo!  ¡Sonrisa en medio de lágrimas!
     E. Además debemos recordar 1 Tesalonicenses 4:13-18, “no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza”.
     F. También Apocalipsis 21:4, “El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado”.

III. “los que se alegran (sean) como si no se alegrasen”. Para muchos este mundo es pura felicidad y diversión. Viven sólo para los placeres de la vida de muy poca duración.
     A. No hablamos solamente de placeres pecaminosos. Hay muchos placeres sanos e inocentes, pero se debe evitar elexceso de alegrarse como el exceso de llorar.
     B. Es necesario siempre tener “la vista corta” de la vida. No es larga e interminable. Es de muy corta duración. Por eso, siempre poner lo primero en primer lugar.
     C. Que el regocijo no sea excesivo porque muy pronto seremos como si nunca hubiéramos llorado ni regocijado. No perdamos el equilibrio espiritual.

IV. “los que compran (sean) como si no poseyesen”.  Por eso, no hay justificación para la acumulación de muchos bienes materiales.
     A. Deuteronomio 6:10-12, “Y sucederá que cuando el Señor te traiga a la tierra … ten cuidado, no sea que te olvides del Señor…
     B. Tener presente que pronto otra persona tendrá su negocio o empleo, otra persona vivirá en su casa. Otros estarán invirtiendo su dinero y disfrutándolo.
     C. Prov. 23:4, 5, “No te afanes por hacerte rico… Porque la riqueza ciertamente se hace alas, como águila que vuela hacia los cielos”.
     E. Eclesiastés 5:10, “El que ama el dinero no se saciará de dinero, y el que ama la abundancia no se saciará de ganancias”.
     F. Lo más importante es tener tesoro en el cielo, Mateo 6:19-21. 1 Timoteo 6:17, 18, “ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas …”

V. “los que disfrutan de este mundo (aprovechan, usan este mundo) (sean) como si no lo disfrutasen (usaran)”.
     A. Es apropiado aprovechar este mundo que provee alimento, vestido, techo, medicina, pero evitemos el exceso en todo.
     -- No usemos el mundo con egoísmo y avaricia.
     B. 1 Corintios 3:21, “todo es vuestro… el mundo, o la vida, o la muerte, o lo presente, o lo por venir, todo es vuestro”. El mundo pertenece a nosotros, pero usarlo con moderación.
     C. 1 Pedro 2:11, peregrinos. “No puede el mundo ser mi hogar”. Es como hotel, lo necesitamos por poco tiempo y luego lo dejamos para ir a nuestro hogar permanente.
     D. Siempre recordemos que muy pronto otro vivirá en mi casa, otro trabajará en mi lugar, otro estará ocupando mi banca en las reuniones.
   -- Porque la vida es muy pasajera. Es como la flor de la hierba … como un vapor … como agua derramada que no se puede recoger …
   -- ¡Lo terrenal no es permanente!

VI. La razón: “porque la apariencia de este mundo se pasa”. 1 Juan 2:17, “Y el mundo está pasando, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.
     A. La palabra “apariencia” es término del teatro y se refiere al cambio constante del escenario. (En la TV mucho más rápido).
     -- Así es la vida: niñez … juventud … adultos  jóvenes … mediana edad … vejez … ¿Luego?
     -- 2 Pedro 3:10 puede ser la “escena” en cualquier momento (“la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas”).
     B. Entonces hagamos todo con este pensamiento: el tiempo se ha acortado. Tenerlo presente para todo plan que tengamos, toda relación o conexión que formemos.

Conclusión.
          A. El espíritu (alma) debe ser independiente de toda relación, todo lazo, todas circunstancias, de toda posesión material, de todo empleo o negocio.
          B. Debemos estar listos a sacrificar cualquiera de estas cosas si existe el más mínimo peligro de que estorben nuestra comunión con Dios. Lucas 14:26.
          C. La vida vuela hacia su fin. El gran negocio es preparar, preparar, preparar… para la muerte y el juicio final.
          D. ¿Si el doctor dijera, “Tienes seis semanas”? (El hno. Jim Everett, evangelista de Austin, Texas oyó esto).
          -- Es muy posible que nos queda solamente seis semanas o seis días o seis minutos...
          E. Amós 4:12, “¡prepárate para venir al encuentro de tu Dios!” 2 Reyes 20:1, “Pon en orden tu casa (Ezequías), porque vas a morir”.
          F. 1 Samuel 20:3, David: “hay solamente un paso entre mí y la muerte”.
          -- Un solo “alto” que alguien pasa sin parar. Un solo semáforo en rojo que alguien no respeta.
          G. Actitud sumamente peligrosa: “Mi Señor tarda en venir”. Sí viene ¡pero no viene AHORA!
          -- 1 Tesalonicenses 5:2, 3, “Sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá como ladrón en la noche, que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”.
          -- Santiago 4:13, “¡Vamos ahora! Los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año y traficaremos y ganaremos: cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece”.



La esposa que trabaja fuera del hogar





Introducción
Lamentablemente el espíritu del movimiento feminista afecta no solamente a las mujeres del mundo sino que a veces a nuestras hermanas en Cristo también, pues a algunas no les gusta que se predique sobre este tema.


I. Hay mujeres que están obligadas a trabajar fuera del hogar
  • Mujeres que nunca se casan deben trabajar fuera del hogar para sostenerse.
  • Viudas no solamente deben trabajar fuera del hogar, sino que lamentablemente muchas de ellas tienen que trabajar por el sueldo mínimo, aunque tengan que sostener a varios hijos.
  • Mujeres abandonadas por sus maridos son como si fueran viudas, porque aunque el marido debe ayudar con el mantenimiento del hogar que dejó, muchos de ellos no lo hacen aunque la ley se lo exija.
  • Mujeres con maridos incapacitados (enfermos, accidentados, etc.) tienen que trabajar en algo para proveer para la familia.
  • Por eso, es obvio que toda joven debe educarse y estar preparada para algún empleo o negocio para ganarse la vida, porque cualquier mujer puede encontrarse en la necesidad de proveer no sólo para su propia vida, sino también para sus hijos u otros dependientes.


II. Pero, la Biblia claramente revela que la mujer casada debe ser “ama de casa”
  • 1 Tim. 2:12,15, Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio… Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”.
  • 1 Tim. 5:14, Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.
  • Tito 2:3-5, Las ancianas asimismo… que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa (“hacendosas en el hogar”, LBLA), buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada 
  • Las responsabilidades espirituales vienen primero. Son más importantes que los deseos y ambiciones personales (Fil. 3:7,8). La mujer cristiana debe amar su hogar más que las “cosas” que pueda comprar con un cheque adicional. Muchas mujeres no han aprendido el significado de 1 Timoteo 6:6-10, o no lo quieren aceptar. Muchas no han aprendido el contentamiento de Filipenses 4:11.
  • Sin duda alguna el marido tiene el deber de proveer para su familia (1 Tes. 4:9-12; 2 Tes. 6-12; 1 Tim. 5:8). La responsabilidad de proveer para su familia no le toca a su esposa sino a él mismo. El deber de la esposa es el de ser cuidadosa de la casa (familia). Debe ser “hacendosa en el hogar”. Se debe recalcar que este es un empleo de “tiempo completo”. Hay un refrán en inglés que dice, “man works from sun to sun but woman’s work in never done” (“el hombre trabaja de sol a sol pero el trabajo de la mujer nunca termina”). Esto es muy cierto. La mujer no está obligada a casarse, pero si opta por casarse entonces esta decisión requiere que sea ama de casa (que gobierne su hogar).
  • Muchas jóvenes hablan acerca de “carreras” y la que les gusta más, pero si quieren casarse entonces en eso ya escogieron su “carrera”. El ser esposa y madre es la carrera más elevada, la más dichosa de todas las carreras para la mujer. La palabra traducida “hacendosa en el hogar” es OIKOOURGOUS; está compuesta de OIKOS, casa, y de OUROS, una trabajadora o cuidadora. Obviamente, el Espíritu Santo enseña que la casada debe trabajar en el hogar, cuidar de la casa (tanto la casa material como la familia). Su lugar de trabajo no es la oficina, ni la planta, sino su propia casa.
  • 1 Tim. 5:14, “gobiernen su casa”, traduce OIKODESPOTEO. Otra vez, casa y luego guiar o supervisar. Ella está sujeta a su marido, pero cualquier marido sensato aceptará con alegría que su esposa se encargue del trabajo que le está asignado por Dios. El dinero que él gane es de ella también y él debe poner plena confianza en ella en cuanto a las compras necesarias para mantener la casa.
  • 1 Tim. 2:15, “engendrando hijos” es de TEKNOGONIA, que significa cumplir en papel de la maternidad. ¡Qué trabajo más significativo e importante! Ella tiene a sus hijos bajo su cuidado e instrucción desde que nazcan y les puede moldear como el alfarero moldea vasijas. ¿Cómo puede alguna mujer cristiana suponer que este trabajo sea menos importante que las cosas materiales que su cheque (salario) pueda comprar?


III. Cuidado con su actitud
  • Al estudiar estos textos, ¿cómo puede la mujer cristiana escoger una carrera profesional que obviamente la sacará del hogar? Como ya hemos afirmado, toda joven debe estudiar y prepararse para algún empleo o negocio por si acaso sea necesario sostenerse sola y posiblemente proveer para su familia. Nadie debe querer que la mujer necesitada tenga que trabajar por un sueldo raquítico siendo reducida a la desgracia.
  • Pero, la mayoría de las mujeres que aspiran a ser doctoras, dentistas, maestras, abogados, etc., están pensando en dedicar tiempo completo a esa carrera aun cuando se case y tenga hijos. En tal caso ella tendrá dos empleos de tiempo completo, ya que su trabajo como ama de casa es de tiempo completo también. Ni siquiera “superwoman” puede hacerlo.
  • Cosas materiales. Entonces, sabiendo que piensa casarse y tener familia, ¿cuál es su verdadera motivación al escoger tales carreras? Algunas mujeres halban francamente de querer más dinero para la familia, para tener mejor casa, mejores muebles, más dinero para los hijos, vacaciones más extensas, en fin una “vida mejor”.
  • Realizar su potencial. Otras mujeres no se sienten satisfechas psicológicamente con ser “simplemente amas de casa”. Muchas mujeres quieren mostrar que son iguales a los hombres, que pueden hacer lo que ellos hacen, e incluso hacerlo mejor que ellos. Quieren mostrar que pueden ganar el mismo dinero (o más) que éstos ganan. De esa manera creen que están de veras realizando su potencial.
  • Este es otro engaño del diablo. Como Satanás engañó a Eva, también engaña a millones de mujeres modernas, haciéndoles creer que su “potencial” no es doméstico sino que sólo se puede realizar en el mundo educacional, político, comercial, industrial, etc. En esto el diablo gana una gran victoria, porque este concepto es uno de los enemigos principales del hogar. Obra en contra del matrimonio. Obra en contra de la buena crianza de los hijos. Promueve la avaricia. Promueve hasta la fornicación, pues muchísimos matrimonios son destruidos por los amoríos entre hombres y mujeres que trabajan juntos todos los días. Para obedecer 1 Corintios 6:18, muchísimas mujeres debieran ahora mismo huir de su empleo.
  • Aquí se debe agregar que hay muchas mujeres que no tienen empleos fuera del hogar que tampoco están en casa. Más bien, están de visita, están en las tiendas, están paseando. O estando en casa, están “muertas” delante de su ídolo, el televisor. Tales mujeres están en la misma categoría con las otras que trabajan fuera del hogar.


IV. Descuidar a los hijos.
  • Algunas hermanas que trabajan fuera del hogar creen que hacen bien con tal que dejen a sus hijos con personas responsables (abuelita, tía, hermano o hermana mayor). Creen que hay guarderías competentes con personal profesional, pero aparte de no poder sustituir a la madre, las guarderías son campos fértiles para toda clase de enfermedades contagiosas. Repito: nadie puede sustituir a la madre. Ha habido estudios científicos que comprueban que los niños sufren psicológicamente cuando son dejados al cuidado de otros (aparte de sus padres).
  • Los hijos tienen necesidades psicológicas que solamente la madre puede suplir. Cuando están enfermos, urgentemente necesitan los cuidados que sólo la madre les puede dar. Cuando hay alguna dificultad en la escuela o alguna actividad que la madre debe presenciar, los niños necesitan a su madre. Dejar a los hijos solos en casa es una gran injusticia. La residencia de la joven cuya madre trabaja fuera del hogar es uno de los lugares principales donde se comete fornicación.
  • La madre debe estar en casa cuando los hijos salgan y cuando lleguen, y debe estar accesible durante el tiempo que ellos estén ausentes del hogar. Necesitan a su madre cuando tengan tareas escolares. Necesitan consultarle sobre docenas de cosas o simplemente tener su oído para contarle sus actividades y platicar con ella.
  • “Oh, pero ella puede atenderles en la tarde. Puede darles tiempo de calidad cuando llegue del trabajo”. ¿Oh, sí? Y, ¿cómo llega del trabajo? Cansadísima, frustrada y molesta, con la cabeza llena de los problemas del empleo (con socios, patrones y clientes). Y al llegar a casa, allí están sus preciosos hijos. Allí está su marido. Todos con hambre y ¿qué comerán? Pizzas, hamburguesas con papas fritas, platos ya preparados pero congelados, porque nadie quiere esperar hasta que mamá prepare la cena (y ella está demasiado cansada para cocinar). ¿En qué condición está la casa? ¿La ropa para el día siguiente? ¿Los nervios de todos? Si el marido o los niños le preguntan algo o quieren que ella haga algo por ellos, ella tiene que usar todo el dominio propio para no decir  cosas que no debe decir, porque sus nervios ya se agotaron. ¿Estoy exagerando? Todos saben la respuesta.


V. Descuidar al marido
  • Es cierto que algunos maridos quieren que sus esposas trabajen fuera del hogar, para que haya más dinero. Esto sucede sobre todo cuando al familia está bien cargada de deudas. Pago de casa. Pago de los autos. Pagos y más pagos. Por eso, el marido la empuja fuera del hogar para que le ayude con las deudas.
  • Pero, hay maridos responsables que no son avaros, no permiten que hay deudas excesivas, y simplemente quieren proveer para su familia (1 Tim. 5:8). Cuando la esposa de tal marido responsable insiste en trabajar fuera del hogar, él sabe que ahora él no está proveyendo para su familia. Él sabe que ahora la familia tiene que depender no sólo de su cheque, sino también del cheque de su esposa. El simplemente ya no puede proveer para o cuidad de su familia. ¡Qué pensamiento más desalentador!
  • Tal marido sabe que él y su esposa ahora van en dos direcciones. En lugar de unirse cada vez más, ellos se están alejando cada vez más. Muchísimas parejas de esta categoría van rumbo a la corte de divorcio.
  • Piénselo bien, hermana. ¿De veras vale la pena?


VI. Descuidar la obra personal
  • Esto requiere mucho estudio para usar bien la palabra (Ef. 6:17; 2 Tim. 2:15) y para estar preparada para presentar defensa de la fe (1 Ped. 3:15).
  • Y requiere mucho tiempo para hacer visitas, enseñar clases (Tito 2:3-5), imitar a Priscila (Hech. 18:26) y Febe y otras fieles mujeres (Rom. 16;1,6,12).


VII. Descuidar la hospitalidad
  • Practicar la hospitalidad (Rom. 12:13; 1 Tim. 5:10; Heb. 13:2) requiere mucho trabajo que una mujer cansada de su trabajo fuera del hogar no hará. El asear, comprar y preparar comida es trabajo. Requiere mucho tiempo. Por eso, se descuida.
  • Cuando los hijos quieren invitar a sus amigos (muchas veces los jóvenes de la iglesia) deben sentirse libres para hacerlo, sabiendo que serán bienvenidos. Desde luego, los hijos deben hacer su parte en el trabajo de arreglar la casa y la comida, pero esta actividad necesita la dirección y supervisión de la mamá.
  • ¿Cuántas hermanas que trabajan fuera del hogar aceptarán que la iglesia se reúna en su casa (Rom. 16:3-5)?


VIII. Descuidar la benevolencia y otras buenas obras
  • ¿Cuántas mujeres que trabajan fuera del hogar en un empleo de tiempo completo pueden hacer lo que Dorcas hacía (Hech. 9:36)? ¿O Febe y las obras mujeres fieles (Rom. 16:1,6,12)?
  • Al meditar sobre los muchos textos que hablan de hacer buenas obras, pregúntese que tanto tiempo puede dedicarse a esto si tiene empleo de tiempo completo fuera del hogar. Usted debe ser sincera respecto a estos mandamientos.


Conclusión
  • No conviene que ninguna hermana tenga actitud hostil hacia esta enseñanza. Si ella hace bien, no hay problema, pero si el zapato le queda debe llevarlo y aceptar la consecuencia (aunque apriete los dedos un poco).
  • Hay otro mal que se debe mencionar. Estos textos (1 Tim. 2:15; 5:14; Tito 2:3-5) son tan claros como Marcos 16:16 y Hechos 2:38. No van a desaparecer de la Biblia (y espero que las hermanas no usen tijeras para sacarlos de su Biblia, como algunos sectarios aparentemente cortan Hechos 2:38 de sus Biblias).
  • Entonces, ¿qué tanto predican y enseñan estos textos los predicadores, ancianos y otros maestros cuyas esposas trabajan fuera del hogar aunque no sea necesario (simplemente están aburridas estando en casa y quieren más dinero)?
  • Es indispensable que los que predicamos y enseñamos, presentemos la verdad sobre el hogar ideal según las Escrituras, porque esta práctica es uno de los peligros más grandes en el hogar.
  • “¿Dónde está su mamá?” – “Ella no está, está trabajando”.

“COMUNIÓN”



INTRODUCCIÓN:
          A. La palabra “comunión” es una de las palabras claves del evangelio de Cristo. Es un término muy significativo. Abarca todo lo que tenemos “en común” como cristianos, todo lo que compartimos, todo aquello en que participamos.
          B. El Diccionario del Sr. W. E. Vine dice: “koinonía, tener en común (koinos), participación, un compañerismo reconocido y gozado; así, se usa de las experiencias e intereses comunes de los cristianos, Hch. 2.42”.
          C. Judas 3 habla “de nuestra común salvación”, la salvación que todos los cristianos tenemos en común.
          D. Todos conocen y han experimentado el deseo de participar con otros en ciertas cosas. El niño quiere participar al ver a otros niños jugando. Los jóvenes quieren unirse a ciertos equipos deportistas y participar, tener parte, como miembros de tales equipos. Muchos quieren participar como miembros activos de algún partido político. En realidad, hay muchos ejemplos del deseo de participar con otros en ciertas actividades.
          E. Por lo tanto, nuestra tarea como cristianos es producir ese deseo o anhelo en otros de participar en los muchos asuntos espirituales mencionados en la Biblia.
          F. Nos conviene predicar y enseñar mucho sobre este tema para que esta comunión espiritual sea muy estimada, apreciada y deseada.

I. TEXTOS QUE USAN “CO”, “CON” y “COM” INDICAN COMUNIÓN, CO-PARTICIPACIÓN.
          A. Efesios 2:19, “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios”.
          B. Efesios 3:6,  “los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio”.
          C. 2 Corintios 8:23,  En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo”.
          D. 3 Juan 8, “Nosotros, pues, debemos acoger a tales personas, para que cooperemos con la verdad”.
          E. 1 Tesalonicenses 3:2, “y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe”.
          F. Colosenses 4:10, “Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda”.
          G. Colosenses 1:7, “Epafras, nuestro consiervo amado”.
          H. Podemos decir con toda confianza que los miembros de esta congregación somos “copartícipes de la promesa en Cristo”, “coherederos y miembros del mismo cuerpo”, “conciudadanos”, y por lo tanto, “consiervos”, “colaboradores” y “compañeros”.
          I. Debemos siempre recordar los textos “unos y otros”: “os améis”; “sed afectuosos”; “saludaos”; “preocuparse”; “recibíos”; “amonestaros”; “consideremos”; “alentaos”; “sobrellevad”; “soportar”; “confesar ofensas”. Obviamente Dios quiere que la iglesia sea  nuestro grupo de apoyo y aliento en todo.

II. PARA QUE PUEDA SER POSIBLE LA EFECTIVA Y VERDADERA COMUNIÓN ENTRE HERMANOS ES NECESARIO AMAR A LOS HERMANOS.
          A. El amor a Dios y el amor a los hermanos constituyen la verdadera esencia del evangelio. 1 Juan 4:21, “Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano”. Es el vínculo perfecto de la comunión de hermanos en el servicio de Dios (Colosenses 3:14, 15).
       B. 1 Juan 4:20, “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?”
       C. No solamente “mentiroso”. Según el apóstol Juan el que aborrece a su hermano es “homicida” (3:15); anda en tinieblas (2:9); no practica la verdad (1:6); permanece en muerte (3:14); es hijo del diablo (3:10); y por lo tanto Dios no tiene comunión con él (4:17, 18).
       D. Tengamos mucho cuidado con esto. Todos diremos, “Pero yo no aborrezco a mi hermano(a). ¿Sabe lo que significa “aborrecer”? “Tener aversión a alguien” (Real Academia Española). Y ¿qué es aversión? “Rechazo o repugnancia frente a alguien”. Por ejemplo, “No lo aborrezco (no la aborrezco), pero yo simplemente no lo aguanto (no la aguanto)”. “En el más allá espero que la mansión mía esté en el otro lado del cielo, muy lejos de la mansión de él (ella)”.

III. PRIMERO, OBSERVEMOS LAS COSAS EN LAS QUE EL CRISTIANO NO DEBE PARTICIPAR.
          A. 2 Corintios 6:14-17, “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:   Habitaré y andaré entre ellos,  Y seré su Dios,  Y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo;  Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.
          1. Pablo dice esto porque algunos de los corintios abusaban de su libertad y se atrevían a sentarse “a la mesa en un lugar de ídolos” para comer la carne que se había ofrecido a los ídolos (1 Corintios 8:10).
          2. 1 Corintios 10:16, 21, hablando de la Cena del Señor Pablo dice, “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? … 21  No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios”.
          B. Efesios 5:3-7, “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.No seáis, pues, partícipes con ellos”. 5:11, “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas”.
          C. 1 Timoteo 5:22, No “participes en pecados ajenos. Consérvate puro”.

IV. LOS CRISTIANOS  SOMOS  PARTICIPANTES DE LA NATURALEZA DIVINA.
          A. 2 Pedro 1:4, “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia”.
          1. Este es el gran objetivo de todo cristiano. Queremos ser participantes de la naturaleza divina. Queremos ser como Dios. Efesios 5:1, “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.
          2. Seguir e imitar a Cristo, 1 Pedro 2:22, 23, “el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente”.

V. SIGNIFICA TENER COMUNIÓN CON DIOS.
          A. 1 Juan 1:3, 6, 7, “lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo …
Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.
          B. Esto significa pensar los pensamientos de Dios y andar en los caminos de Dios. Isaías 55:8, 9, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

VI. SIGNIFICA TENER COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO.
          A. 2 Corintios 13:14, “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén”.
          B. Esto significa participación de lo que se deriva del Espíritu Santo (Diccionario Vine).
          C. Hechos 2:38, “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.
                   1. El don del Espíritu es como el “don de Dios” (Efesios 2:8) o el  “don de Cristo” (Efesios 4:7). Se refiere a lo que Dios (Padre, Hijo,  Espíritu Santo) nos da: la salvación, la redención, la reconciliación; es decir, toda “bendición espiritual en los lugares celestiales” (Efesios 1:3), todos los beneficios relacionados con la salvación.
                   2. De todo esto la persona participa cuando se arrepiente y se bautiza para el perdón de sus pecados.
                   3. Pero lamentablemente muchos pastores evangélicos rechazan lo que Pedro dice y enseñan que el bautismo no es para el perdón de pecados. No lo quieren admitir pero los tales rechazan igualmente “el don” o “la comunión” del Espíritu Santo. ¡Qué tragedia!

VII. SIGNIFICA TENER COMUNIÓN (PARTICIPACIÓN) CON CRISTO.
          A. 1 Corintios 1:9, “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor”.
          B. Al participar de la cena del Señor tenemos comunión con el cuerpo y con la sangre de Cristo. 1 Corintios 10:16, “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?”
               1. Participamos de los beneficios y bendiciones del sacrificio de su cuerpo y sangre en la cruz.
               2. Es por eso que debemos siempre dar gracias por el pan y dar gracias por la copa. A veces se dice “orar por el pan, orar por la copa”, pero no es cuestión de “orar” por el pan y “orar” por la copa; más bien, como vemos en Mateo, Marcos, Lucas y 1 Corintios debemos dar gracias por el pan y dar gracias por la copa como damos gracias por la comida en nuestras casas. Es el sencillo acto de dar gracias, porque el pan y la copa son “la comunión del cuerpo de Cristo”. Debemos ser muy agradecidos por la cena que nos da esta bendición.
          C. Filipenses 3:10, Hablando de Cristo Pablo dice, “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte”.
                    1. Porque como dice en 2 Timoteo 3:12, “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”.
                   2. Los cristianos primitivos eran perseguidos severamente con varas, azotes, cárceles, etc., pero hay varias clases de persecución y en cualquier época Satanás sabe cómo perseguir a los que se ocupan en la obra de Cristo para deshacer las obras de Satanás (1 Juan 3:8).

VIII. TENER COMUNIÓN CON CRISTO IMPLICA COMUNIÓN DE MUCHAS BENDICIONES
            A. Esperanza. 1 Corintios 9:22, 23, “Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacermecopartícipe de él”.
        B. Promesas. Efesios 3:6 “que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio”.
          C. Gracia. Filipenses 1:7,  “os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia”.
          D. Herencia. Colosenses 1:12, “con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz”.
       E. Llamamiento Celestial. Hebreos 3:1, “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús”.
       F. Disciplina. Hebreos 12:8, “Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos”. Esta disciplina se refiere al sufrimiento por causa del evangelio, 12:3-7; 10:32-36).

IX. TENEMOS COMUNIÓN CON HERMANOS NECESITADOS CUANDO LES ENVIAMOS AYUDA DE LA OFRENDA.
          A. Romanos 15:26, “Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda (koinonía, una comunión) para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén”.
          B. 1 Corintios 16:1-4, “En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén. Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo”.
                    1. 2 Corintios 8:3, 4, “Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar (koinonía, tener comunión) en este servicio para los santos”.
                    2. Hay muchos textos sobre esta comunión: Hechos 2:44, 45; 4:34-37 (aun vendían sus posesiones para tener todo “en común” con hermanos necesitados); Gálatas 2:10; Tito 2:14: 3:1, 8, 14, buenas obras la incluyen.

X. TENEMOS COMUNIÓN LOS UNOS CON LOS OTROS EN EL “MINISTERIO DE LA OBRA” DEL EVANGELISMO.
          A. Filipenses 1:5, Pablo dio gracias a Dios “por vuestra comunión en el evangelio”. 4:15, 16, “Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; 16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades”.
                    1. Esta iglesia (Mable y Myers, Odessa, TX) ayuda con el salario de algunos evangelistas en varios países. ¿Qué significa esto? Comunión con ellos. Participación con ellos en evangelizar, salvar almas, establecer y confirmar iglesias, entrenar obreros.
                   2. Tenemos parte con ellos cuando hay conversiones y restauraciones. Esta comunión es un privilegio muy especial y para ello debemos ofrendar con toda alegría.
                    3. Ellos nos envían sus reportes de la obra y nos dan gracias, pero nosotros debemos darles gracias a ellos por el privilegio de tener comunión con ellos (ser compañeros de ellos) en la obra del Señor que hacen.
                   4. Los miembros de esta iglesia debemos orar por ellos y escribirles para acusar recibo de sus reportes. Debemos felicitarles y regocijarnos con ellos cuando hay conversiones, nuevas iglesias establecidas. Lo bueno es que ellos pueden enviar su reporte en español. Es triste leer peticiones de ellos a los hermanos americanos de que les escriban aunque sea en inglés. Quieren verdadera comunión y la comunión requiere buena comunicación.
                   5. En fin, la comunión con estos fieles evangelistas no debe ser solamente comunión “chequera”   Repito: la verdadera comunión requiere buena comunicación. Esperamos comunicación de ellos y ellos merecen comunicación (y no solamente $) de nosotros.
          B. Pablo habla mucho de sus “colaboradores”. Romanos 16:3, Aquila y Priscila; 16:9, Urbano, Estaquis; 16:21; Efesios 2:25, Epafrodito; 1 Tesalonicenses 3:2, Timoteo; Filemón 24, Marcos, Aristarco, Demas y Lucas.
                   1. Este término es de suma importancia para nosotros porque debe haber comunicación cercana sobre las actividades del evangelismo. Podemos ayudarnos estudiando juntos y comparando oportunidades para enseñar (sobre todo estudios semanales en el hogar): cómo arreglar tales estudios; cómo contestar excusas; temas que presentar; refutación de argumentos; comparando la reacción de diferentes personas; cómo persuadir, etc.
                   2. 3 Juan 8, “para que cooperemos con la verdad”. Este es un pensamiento muy hermoso y muy práctico. Debemos cooperar y ayudarnos en esta obra. Podemos hacerlo y debemos hacerlo. Tener la ayuda de los demás hermanos en esta obra anima y motiva a seguir adelante y no desanimarnos.

XI. LAMENTABLEMENTE ALGUNOS HERMANOS ABANDONAN ESTA COMUNIÓN Y VUELVEN AL MUNDO.
            A. 2 Pedro 2:20, 22, “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero…. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”.
        B. Gálatas 6:1, “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado”.
                1. Muchos textos nos enseñan que los espirituales (hermanos fieles) deben enseñar, exhortar, reprender y alentar a los más débiles y, sobre todo, a los que son sorprendidos en alguna falta, para que sean fieles y para restaurarlos cuando tropiezan.
                2. Para hacer esto los espirituales deben llamarles, visitarles, comer con ellos, orar con ellos, haciendo todo lo posible por efectuar su restauración. Deben buscarles como el pastor busca la oveja perdida.
                3. La iglesia no obedece el mandamiento de Gálatas 6:1 simplemente diciendo, “¿Qué pasó con usted?” o “¿Por qué no asistió?” o “No debe faltar”, etc. No es acción que se lleve a cabo a la ligera; más bien requiere un esfuerzo intensivo y con mucha oración.
        C. Sin embargo, si el miembro infiel y desordenado rehúsa los esfuerzos de los hermanos espirituales y está resuelto a dejar la iglesia y volver al mundo, entonces la iglesia tiene instrucciones bien claras y explícitas con respecto a él para salvar su alma y mantener la pureza de la iglesia. Este plan de salvación es tan claro como el plan de salvación para el inconverso.
                1. Mateo 18:15-17,  Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano”. Hubiera sido impensable que un judío se asociara (mucho menos que comiera) con un gentil o publicano; de esta manera Jesús nos enseña que no debemos comer con el hermano cuando la iglesia obedece el mandamiento de “apartarse de él”.
                2. Romanos 16:17, “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos”.
                3. 2 Tesalonicenses 3:6, 14, “Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros … 14 Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, yno os juntéis con él, para que se avergüence”. Aquí se debe enfatizar que los miembros que dejan de asistir a las reuniones de la iglesia andan desordenadamente porque desobedecen Hebreos 10:24, 25; 1 Corintios 11:24; 16:1, 2 y otros textos.
                4. En 1 Corintios 5 Pablo habla de un hermano fornicario que la iglesia no había disciplinado. Dice en el v. 5, “el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús”. En su conducta este hermano estaba sirviendo a Satanás y la iglesia debería señalarlo o identificarlo públicamente como siervo de Satanás o ciudadano del reino de Satanás y apartarse de él para efectuar la destrucción de sus pasiones carnales y salvar su alma.
                5. 1 Corintios 5:9, Pablo dice, “no os juntéis” (“no mezclarse con”, “no andar en compañía con”, “no tener compañía con”; “no asociarse con”), y para ser más específico añade, v.11, “con el tal ni aun comáis”. Con el tal ni siquiera comer (sunesthio). Se encuentra esta palabra sunesthio en Lucas 15:2; Hechos 10:41; 11:3; Gálatas 2:12 y se usa de la comida ordinaria. Nunca se usa de comer la cena del Señor.
                5. 1 Corintios 5:11, “que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, etc.” La palabra “llamándose” traduce la palabra onomazómenos que significa “llamado” (Lucas 6:13, “escogió a doce de ellos a los cuales también llamó apóstoles”; Efesios 1:21, “sobre nombre que se nombra”). Simplemente significa “llamar” o “nombrar”; no  significa fingir o aparentar ser hermano2 Tesalonicenses 3:6, “Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente…” Aquí no dice “llamándose hermano” sino simplemente “hermano”.
                6. El mandamiento de Pablo de apartarse de él o de no juntarse con él, y ni siquiera comer con él es claro, sencillo y entendible. Significa simple y sencillamente que los miembros de la iglesia no deben asociarse con él (como dice la Biblia de las Américas: “Señalad al tal y no os asociéis con él, para que se avergüence”, 2 Tesalonicenses 3:14).  
                7. El acto de apartarse socialmente de tal hermano no es acto de odio ni de rencor. No es vengativo, sino acto de amor para salvar su alma. Es “amor firme” como el amor de padres que en verdad aman a sus hijos. Es el plan divino de salvación, al igual que el arrepentirse y bautizarse es para salvarse de los pecados pasados.
                8. A tal hermano le gustaría tener lo mejor de dos mundos. Ya volvió al mundo porque quiere “la amistad del mundo” (Santiago 4:4). Quiere la amistad del mundo y también la amistad de la iglesia. Hechos 2:46 dice que los hermanos comían juntos en las casas con alegría y aunque algún miembro vuelva al mundo extraña la alegría de los convivios con los hermanos y quiere seguir disfrutándolos. Quiere la amistad del mundo y también la amistad de la iglesia y esto es precisamente lo que Pablo prohíbe. Como miembro de la iglesia ha disfrutado del afecto (cariño) de los demás miembros y si fuera posible le gustaría continuar disfrutándolo. Pero Jesús dice enfáticamente que “Ninguno puede servir a dos señores” (Mateo 6:24) y “El que conmigo no recoge, desparrama” (Mateo 12:30). Además si los demás miembros siguen asociándose con él para que él disfrute del mundo y también de la iglesia, nunca se humillará para arrepentirse. ¿Por qué humillarse o avergonzarse? Estando con los del mundo tiene compañerismo y alegría y estando con los hermanos tiene compañerismo y alegría. Tiene lo mejor de dos mundos. Por lo tanto, los miembros que siguen asociándose con él derrotan el plan de Dios de avergonzarle (2 Tesalonicenses 3:14). La consecuencia final: el hermano infiel se pierde y los miembros que siguieron asociándose con él son responsables.
                9. Este mandamiento, “no os juntéis”, es para todo miembro. Si algunos miembros no aceptan esta enseñanza, el esfuerzo de los demás miembros falla porque la cadena no es más fuerte que el eslabón más débil.
                10. ¿Por qué es efectiva esta disciplina? Los hermanos le hacen ver que ni siquiera pueden comer con él y eso duele. Es para humillarlo. Es para hacerle ver que aparte de amonestarle con palabras acerca del juicio y el infierno, los cristianos no tienen nada que ver con él. Queda aislado de la compañía de la iglesia. Está como el hijo pródigo, comiendo con los cerdos y recuerda que “en la casa de mi Padre hay abundancia de pan y yo aquí perezco de hambre”.
                10. Este plan de Dios funcionó en Corinto (2 Corintios 2:6, 7) y puede funcionar en cualquier iglesia de Cristo que esté dispuesta a someterse a Dios y practicar la voluntad (los caminos) de Él en lugar de andar en sus propios caminos (Isaías 55:8, 9).